La ley de Inmigración Canadiense establece que una persona que presente una solicitud debe responder con sinceridad a todas las preguntas que se le hagan en su solicitud. Todo solicitante tiene el deber de ser sincero, de proporcionar información completa, honesta y veraz al solicitar el ingreso a Canadá. Cualquier tergiversación, ya sea directa o indirecta, que induzca o pueda inducir un error por parte de un oficial de migración en el desempeño de sus funciones, puede hacer que una persona sea excluida de Canadá durante cinco años. Esto se conoce en Inglés como “Misrepresentation”.

Muchos solicitantes argumentan que no leyeron bien, no entendieron la pregunta o simplemente no recordaron un dato importante. Sin embargo, son pocos casos donde realmente se puede demostrar que (1) el solicitante honestamente y razonablemente creyó que no estaba mintiendo en algo material, y (2) donde “el conocimiento de tal información estaba completamente fuera de su control”; y así el solicitante pueda usar la defensa legal denominada “error inocente y razonable” para evadir su castigo por tergiversación.

El solicitante debe demostrar ambas cosas mencionadas arriba para poder utilizar la defensa. En la primera parte, hay 2 componentes: la persona debe haber creído subjetivamente que no estaba reteniendo información material y la creencia debe haber sido razonable. La prueba legal tiene dos factores, el subjetivo y el objetivo.

Así, el Juez Zenn hizo notar en la jurisprudencia Canadá (Citizenship and Immigration) v Robinsion, 2018 FC 159:

Cuando se descubre que una persona es creíble y él o ella testifica que la creencia se sostuvo honestamente, el primer aspecto de la prueba, el aspecto subjetivo, se ha cumplido. Sin embargo, la credibilidad no aborda la razonabilidad de la creencia, no aborda el aspecto objetivo de la prueba que se determinará en función de todos los hechos ante el tomador de decisiones. Estoy de acuerdo con el Ministro en que el solicitante no dio razones por las cuales encontró en la evidencia que tenía ante sí que la creencia era razonable.

En otro caso, Appiah v Canada (Citizenship and Immigration), 2018 FC 1043; el Juez Martineu mencionó:

La excepción de tergiversación inocente es limitada y solo excusará la retención de información material en circunstancias extraordinarias en las cuales el Solicitante creía honesta y razonablemente que no estaba tergiversando un hecho material, el conocimiento de la tergiversación estaba fuera del control del Solicitante, y el Solicitante no estaba al tanto de la tergiversación.

Algunos casos han aplicado la excepción si la información dada por error podría corregirse revisando otros documentos presentados como parte de la solicitud, lo que sugiere que no hubo intención de engañar. Uno de los casos, ha sido Karunaratna v Canaada (Citizenship and Immigration), 2014 FC 421, párrafo 16.

Las Cortes no han permitido esta excepción cuando el solicitante conocía la información, pero sostuvo que honestamente y razonablemente no sabía que era material para la solicitud; dicha información está bajo el control del solicitante y es obligación del solicitante completar con precisión la solicitud. Es por eso que siempre se debe responder con la verdad, de manera conservadora y es mejor declarar cualquier hecho por mínimo que sea para evitar ser acusado de tergiversación. Existen varios casos sobre esto y una de las jurisprudencias mas recientes es: Smith v Canada (Citizenship and Immigration), 2018 FC 1020, en el párrafo 10.

En el 2019, un caso aprobó la defensa de error inocente al no comprender con exactitud como funciona el derecho en otro país. Este es un caso aislado pero un ejemplo común es cuando no se declara una relación de hecho (common-law) porque en el país de origen del solicitante no se reconoce. Es común que los solicitantes no entiendan que al convivir por 12 meses consecutivos ya son pareja de hecho aunque no hayan firmado ningún documento. Aquí podría aplicar esta defensa: Sbayti v Canada (Citizenship and Immigration),  2019 FC 1296.

En este mismo caso se establecieron varios puntos que NO constituyen un error inocente:

  • En el caso donde el solicitante, después de ser cuestionado por el oficial, quiso corregir la tergiversación que anteriormente había adoptado para su beneficio
  • En el caso donde el solicitante argumenta ignorancia sobre un fraude que forma parte de su aplicación, incluso sin el conocimiento del solicitante
  • En el caso donde el solicitante argumenta “error inocente” en base a haber olvidado ciertos hechos entre el 2011 y el 2013 (o cualquier periodo de tiempo largo) o que no leyó bien las preguntas en la solicitud de visa
  • En el caso donde el solicitante simplemente olvidó ciertos hechos o eventos que se le pidió específicamente que revelara y que después pide que se le tome como error
  • En el caso donde el solicitante no revelo cosas ilegales anteriores porque pensó que ya no eran relevantes

Si usted ha sido castigado por tergiversación o se encuentra en una revisión por no haber respondido adecuadamente a las preguntas de su solicitud de migración, es importante entender perfectamente en que supuesto se encuentra y que defensa le podría aplicar al respecto.

Por: Maria Campos Ozaine
Abogado y Notario Publico

Únete a la conversación

2 comentarios

Leave a Comment / Dejar un Comentario